top of page
  • Foto del escritorPablo Gea

ELECCIONES EN CATALUÑA: LA ENCRUCIJADA INDEPENDENTISTA

HUELVA, 14 DE MAYO 2024.

Los resultados de estas elecciones son elocuentes, pero para nada sencillos. Sería una conclusión simple afirmar a secas que Salvador Illa es el ganador invicto de la contienda. Es el ganador, sí, pero sabido es en el arte de la guerra que una cosa es ganar y otra muy diferente es saber administrar la victoria. Para él y para Sánchez, que ha estado notoriamente comedido, aunque indisimuladamente satisfecho, con el escenario.

 

Dejando aparte el hecho de que un delincuente y un prófugo de la justicia aspire a dirigir un gobierno autonómico, el chantaje de ERC al PSOE con su insensato adelanto electoral le ha estallado merecidamente en la cara, perdiendo 13 escaños y siendo, sin lugar a dudas, el gran derrotado. Las negociaciones están encima de la mesa, pero lo cierto es que Aragonés se apresuró a afirmar que pasarían a la oposición, mientras que un desafiante Puigdemont habló de unidad. ¿Por qué? Pues porque sabe que la Amnistía hecha a su medida está a punto de caer del árbol, y que ello le permite apretar las clavijas a Sánchez para que le permita gobernar en coalición con ERC, a cambio de no tumbar el Gobierno.

 

¿Repetición electoral? No es descartable, pero a la izquierda independentista es un escenario que le aterra, pues se arriesga a quedar como una formación residual. Mirando de reojo el descalabro de la CUP, que pierde 5 escaños. Baja la izquierda y sube la derecha, con la entrada con dos escaños de Aliança Catalana, la ultraderecha independentista que, inesperadamente, le ha mordido escaños a Junts, que se tiene que conformar con subir sólo tres.

 

Así pasa también en el plano no soberanista, manteniendo Vox sus 11 escaños y subiendo el PP 12, hasta situarse en los 15, mientras que Comuns Sumar baja 2 hasta los 6. Quiere esto decir que, a un lado u otro del espectro independentista, sucede algo similar. Porque, si se suman los escaños de Vox y del Partido Popular, obtenemos 26. Muchos de estos votos proceden del efecto sándwich sobre Ciudadanos, que desaparece esparciendo sus apoyos entre la derecha y el PSC.

 

Las cosas no están claras y ni el gurú más avezado puede adelantar lo que va a suceder. ERC puede decidir vender caro su pellejo para conformar un gobierno a tres, pasarse a la oposición o hacer causa común con Junts y forzar a lo socialistas a permitir un gobierno de coalición independentista en exclusiva. Toca mover ficha en La Moncloa.

0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page